Nuestra historia comienza a principios del siglo XX, cuando mi bisabuelo (un panadero de Castilleja de la Cuesta) “Manuel el del horno”, quiso que sus hijos estudiaran en la Universidad.Contar la historia de mi farmacia me llena de orgullo, ya que aúna el sentir de los valores y la vocación de servicio. Así, mi abuelo Fernando llegó como licenciado en farmacia a Castilleja de la Cuesta en el año 1934. Durante muchos años fue el profesional farmacéutico único en el Aljarafe, abasteciendo a pueblos como Tomares, nes, Bormujos… convirtiéndose en un referente profesional. “Laboratorio Cansino” fue su insignia durante muchos años, y como ejemplo principal de su inquietud fue la elaboración de un preparado patentado en su momento EMBROCACION CANVEL. Fernando fue referente en todo el Aljarafe, por su humanidad y cercanía con todo aquel que tenia un problema.
De mi abuelo heredó la farmacia mi padre, también Fernando, que continuó con la segunda generación.Con él, la farmacia ha sabido adaptarse a los cambios de la profesión, ha sido el pionero en la mejora del servicio farmacéutico que se presta, no sólo al pueblo Castilleja sino a toda la comarca del Aljarafe en general (introduciendo  la gestión informática, certificados en normas internacionales de calidad ISO9000, robotización del almacenaje y dispensación, etc….)Desde el año 2003 la titularidad de la farmacia pasa a mi cargo, y con ello la responsabilidad que supone… gracias a  la herencia recibida, que ahora más que nunca cobran  importancia.
A lo largo de toda nuestra trayectoria familiar hemos procurado no perder nuestra identidad como farmacia, prestando un servicio de confianza.Espero poder seguir prestando servicio como hasta ahora.

Julio Cansino Calvo